17 de noviembre de 2010

SAPO MANUEL QUENORRANA.


Como cuenta José Campanari, el autor de este libro editado por Mil y Un Cuentos, "me gusta inventar historias porque se parece a cocinar; se eligen los ingredientes, se mezclan, se dejan reposar, se sazonan y se sirven a quiénes quieran saborearla".

Y eso es precisamente lo que hace en esta  divertida historia, mezclar, ya que partiendo de un personaje clásico de los cuentos infantiles, Campanari va enredando el argumento, mezclando personajes y haciendo guiños a los cuentos clásicos  más famosos. Nos encontramos, pues, ante la historia del sapo encantado y la princesa que  lo besa buscando a su príncipe. Pero ¿qué pasa si al sapo le encanta ser sapo, vivir en la laguna y ya no quiere ser príncipe porque ha formado su propia familia?...

  
Alusiones a los protagonistas de los cuentos e incluso a algún que otro famoso poeta. Como si no, un sapo  iba a preguntar a otro, al verla llorar, "la princesa está triste, ¿qué tendrá la princesa?"... os suena ¿verdad?
 
Y para engrandecer todavía más el libro, las imágenes de este sapo rebelde y demás personajes de este disparatado cuento nos las trae la ilustradora jiennense, Inés Vilpi, que consigue trasmitir una enorme expresividad y dulzura a cada uno de los protagonistas, que harán que nos parezcan extraordinariamoente entrañables, como ya consiguiera en "Jaime y las bellotas".


JOSÉ CARLOS.

..... gracias Inés por hacernos llegar al sapo Manuel saltando hasta nuestra clase. Entre los niños y niñas se encuentra como en el cuento... "tan ancho".

5 comentarios:

MaryCarmen dijo...

Qué bonita la ilustración del blog, es todo un regalo para los que os visitamos asiduamente, Enhorabuena por este magnifico trabajo que haceis. Cada dia tengo ganas de visitaros a ver que me encuentro. Mil Gracias
MaryCarmen Sánchez

CELESTE dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
pepines dijo...

A mí también me lo parece. Y mucho más. Es un álbum con muchos guiños al lector desde el texto y desde las imágenes. La historia es divertida y los personajes entrañables. Cuando sea mayor quiero ser como alguno de los sapos o por lo menos tener esa sabiduría. La metalingüística es fina e irreverente, el final es redondo y me produce una sensación de satisfacción bastante placentera.
Y de las imágenes qué os voy a contar, las he visto ir creciendo y no paro de sorprenderme y descubrir detalles. Una delicia para la vista y un estímulo para el pensamiento. Una pena el trabajo de edición porque las ilustraciones han perdido bastante fuerza, el color está modificado y no se aprecian las texturas, queda todo demasiado plano y se pierden matices. Aún así, un libro que merece la pena disfrutar.
Un abrazo

ines vilpi dijo...

Muchísimas gracias por los comentarios.
A mi también me parece una historia muy bonita, alocada en la sucesión de personajes pero con un poso tranquilo que da paso al amor, la amistad, la comprensión y la aceptación. Y una vez ahí los protagonistas, como dice Campanari, "se quedan tan anchos".
Ha sido un gustazo ilustrar esta historia.
Besos.

Lupe dijo...

Estoy enamorada de vuestra página. Es magnífico el trabajo que hacéis y me ayuda mucho en mi trabajo con los niños, aunque mi bolsillo se está resintiendo últimamente de tanto visitar librerías buscando vuestras recomendaciones. Seguid así,os necesitamos. Un saludo