22 de mayo de 2016

CON TANGO SON TRES.


Estimados amigos y amigas, estamos encantados con una gran noticia: la editorial Kalandraka acaba de reeditar un título (que antes editaba otra editorial) y que en los últimos tiempos era muy difícil encontrar en las librerías.

"Con Tango son tres" es la historia verídica (tal como se nos explica en el epílogo) de dos pingüínos del zoológico de Central Park en la ciudad de Nueva York. Sus nombres son Roy y Silo, y su historia es diferente a la del resto de pingüinos del zoo porque, a pesar de ser dos "chicos pingüino", son pareja.

El álbum nos explica que los pingüinos, como muchas personas, viven en parejas de un "chico pingüino" y una "chica pingüino" que, llegado cierto momento, ponen un huevo y tienen un bebé pingüino al que cuidan y crían hasta que es adulto. Pero Roy y Silo, en vez de buscar una "chica pingüino" con la que formar pareja, formaron pareja entre ellos: "se hacían reverencias, caminaban lado a lado, cantaban canciones y nadaban juntos. Allí donde Roy iba, Silo también iba".


El problema llegó cuando fue el momento de poner un huevo e incubarlo. Roy y Silo hicieron un nido, pero no tenían huevo. Lo intentaron con una piedra, pero una piedra no era un huevo. Un día, el guarda les puso en el nido un huevo, y Roy y Silo lo incubaron. Y de ese huevo, nació Tango, un bebé pingüino que es el único de todo el zoo que tiene dos papás. Una entrañable y bella historia con la que afianzar valores de igualdad y normalidad en la adopción entre parejas de igual sexo. Donde lo importante es el amor y el cariño que se da a quien forma parte de nuevo hogar.


Un texto que nos permite hablar sobre los diferentes tipos de familias que forman hoy dia nuestra sociedad y, por tanto, la de nuestros alumnos y alumnas, de una belleza fascinante.


LA MÁQUINA DE LOS ABRAZOS.


La R.A.E. define abrazar como "Ceñir con los brazos" o "Estrechar entre los brazos en señal de cariño". Es evidente que el contacto físico expresado a través de un cálido abrazo proporciona un enorme bienestar. Con un abrazo podemos expresar muchas cosas, sin tener que decir a veces ni una sola palabra.

Si echamos la vista atrás, seguro que muchos de vosotros recordaréis más de una situación o momento en el que un abrazo os ha consolado y reconfortado cuando más lo necesitábais. Porque eso es lo que tienen las personas que nos quieren, que saben dar un buen abrazo cuando más falta nos hace. El abrazo puede ser considerado, por tanto, como una de las principales demostraciones de afecto del ser humano... ¡a quién no le gustan los abrazos!

Además, son muchos los estudios científicos que han demostrado el poder beneficioso de los abrazos: pueden liberar endorfinas provenientes del cerebro y esto conllevaría tener poderes curativos, ayudan a aliviar la ansiedad, disminuyen el estrés y la depresión o fortalecen la autoestima, ayudan a vencer el miedo, entre otros muchos aspectos positivos.

Y ahora os invitamos a haceros un par de preguntas, ¿a quién has abrazado hoy? y ¿quién te gustaría que te abrazara?

Si no lo tenéis muy claro podéis construiros una Máquina de los abrazos, como la de nuestro protagonista de hoy, un niño que dice poseer unos brazos especiales preparados para dar grandes abrazos a toda aquella persona o cosa que los necesite. Sin duda, él es el mejor dando abrazos, así que no puede dejar de aprovechar esta oportunidad para hacer felices a los demás, porque sus abrazos calman a la gente y levantan los ánimos de quien los necesita.



Si quieres descubrir que otras cosas puede conseguir nuestro protagonista con el poder de sus abrazos, no dudéis de adentraros en las páginas de este divertido álbum ilustrado, escrito e ilustrado por Scott Campbell, y editado por Andana editorial.

JOSÉ CARLOS.