9 de julio de 2015

EL COCODRILO AL QUE NO LE GUSTABA EL AGUA.


Cuando eres un cocodrilo y no te gusta el agua, es obvio que puedes tener un gran problema. Y este problema además se puede ver incrementado si tienes un montón de hermanos cocodrilos a los que les encanta zambullirse, jugar, cahpotear y nadar en el agua.

Nuestro pequeño protagonista ha nacido en una familia de cocodrilos muy numerosa, pero ya desde la primera página del álbum se deja entrever que algo en él es diferente, desde que estaba en su huevo.


Este pequeño cocodrilo hace todos los esfuerzos que puede por ser como los demás cocodrilos pero no consigue que le guste el agua, como a sus hermanos, por eso cada vez se siente más solo. Hay que decir a su favor que pone todo su empeño en ello, tanto que un día cree encontrar la solución, primero con un flotador y luego con un trampolín; pero nada, a nuestro amigo no le hace gracia el agua... ¡a él lo que le gusta es trepar por los árboles!

 
Pero cuando parece que la cosa ya no tiene solución, un acontecimiento inesperado hará que cocodrilo descubra por qué no le gusta el agua: un simple estornudo le descubrirá por qué es diferente a los demás y, en ese momento, cambiará su vida para siempre.



Una sencilla y tierna historia que nos enseña, también con bastantes dosis de humor, que muchas veces podemos cometer el error de querer ser como los demás, cuando lo mejor es seguir nuestro propio camino y ser como realmente somos, sin mas poretensiones. Así que ya sabéis amigos, ¡buscad en vuestro interior y haced lo que realmente os gusta!


La autora de este álbum (texto e ilustración), Gemma Merino, fue galardonada con el Premio McMillan de álbum ilustrado en 2011 y con este título, editado por Picarona, ha ganado Premio de Ilustración 2015 otorgado por la CCEI.

JOSÉ CARLOS.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaría recomendaros un libro infantil que me ha gustado mucho: www.elpajedelosreyesmagos.es Gracias. Besos. Laura.

Louisette dijo...

Lovely illustration children book

Anónimo dijo...

Muy lindo el cuento