14 de noviembre de 2010

TRAS, TRAS, CUCUTRÁS.


 "En el fondo del alma
hay una espada,
un espejo espejito
con telarañas.
En el fondo del alma
hay una aguja,
lágrimas encendidas,
el viento aúlla".

En este poemario para niños y niñas, Juan Clemente nos trae a la memoria la tradición oral de poesías, retahilas y trabalenguas que nos recitaban nuestros padres y abuelos cuando éramos pequeños.

El libro, editado por Faktoría K de Libros, nos permite jugar con las palabras, pero sobre todo con la imaginación, dando lugar a historias a veces imposibles y surrealistas, pero sin duda muy divertidas. Nos permitirá, por tanto, trabajar en el aula la musicalidad del mensaje y la creatividad en nuestro alumnado , través de los juegos con el lenguaje oral.

"Pito pato, pato pito,
pita pata, para atrás.
Barro borra, barre burra
barra arriba, Barrabás.
Tole tole, paparrucha,
ringo rango, sasasfrás.
Tristre trasto, cucufate,
picaporte, Don Tomás".

El complemento a las palabras viene de la mano de las maravillosas y originalísimas ilustraciones de Aitana Carrasco. Ilustraciones, al igual que algunos textos del libro, surrealistas y muy imaginativas. Para cada una de las poesías, la ilustradora ofrece una imagen que nos recuerda a aquellas antiguas ilustraciones de finales de siglo.


Imágenes en las que las personas y los animales se entremezclan, dando lugar a criaturas imposibles fruto solo de la imaginación de una gran artísta. Así, nos encontraremos con hombres-escarabajo, caracoles  balanceándose en un columpio, perros volares, o vacas vestidas de toreras... ¿no es original? A nosotros ,sin duda, nos lo parece.


Como definen los propios autores: "el poemario más disparatado de los últimos tiempos".

LUIS Y JOSÉ CARLOS.

3 comentarios:

filomena dato dijo...

tUVE LA OPORTUNIDAD DE ESTRENAR ESTE LIBRO CON ALUM@OS DE 3º EN E.F. Y CANTAMOS, RECITAMOS, DANZAMOS,...
UNA JOYA!
ENHORABUENA.

aitana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
aitana dijo...

Hola a todos,
da gusto ver una acogida así. Me da mucha emoción que en la escuela Filomena se haya podido comprobar que el poemario funciona tan bien con sus alumnos. Un estreno sin duda de lujo. Besos a todos,
aitana