2 de julio de 2010

MI MADRE.


Mi madre no sabía idiomas
pero hablaba con las fresas,
me hacía ensalada rusa
y tortilla a la francesa.

Con este libro he vuelto a ser niño (aunque en realidad, no sé si alguna vez dejé de serlo).

Leer este poemario de Aurelio González Ovies, ilustrado por Job Sánchez, es volver a revivir todos esos dulces momentos que compartí junto a la persona más querida, la persona que siempre me ha acompañado sin condiciones, la persona que más me ha regañado y a la vez más me ha querido. Ella es sin duda quien más ha sufrido por mi y a la vez, más se ha alegrado de mis éxitos... Y es que ella es la persona que nunca querría dejar de ver a mi lado... aún sabiendo que eso es imposible.

Gracias a los autores y a la editorial Pintar-Pintar por este hermoso regalo.


A Carmen, mi madre.
JOSÉ CARLOS.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Fantástico libro que hace que por un momento nos paremos en esta vida tan acelerada que llevamos y pensemos en nuestra madre, en la que nos da todo sin condiciones y sin esperar nada a cambio.
Me ha encantado. Acabo de descubrir vuestro blog y os reconozco que me he enganchado. Felicidades por vuestro magnífico trabajo.

Maruja dijo...

NO SE PUEDE MOSTRAR MEJOR UN SENTIMIENTO. MARUJA

Pintar-Pintar Editorial dijo...

Vaya, os fuimos a dar un libro que quizás ya teníais... habérnoslo dicho hombre! A veces nos es un poco complicado seguir todas las entradas, pero nos encanta leerlas y pasar el enlace a los autores, así que avisarnos si se nos escapa alguna.

Un abrazo.

biblio graciela dijo...

Bellísimo!!! Me llegó al alma...
Exelente el Blog!!!
Muchas gracias por todo lo que aportan
Graciela Lopez (nieta de españoles)
desde Buenos Aires Argentina.
Maestra Bibliotecaria en dos escuelas.
www.Biblio19de04.blogspot.com.ar
www.biblio21de4.blogspot.com.ar

Anónimo dijo...

Que bello y tierno, es un bonito homenaje. Me ha encantado. Tenéis un blog magnifico.

Sofía dijo...

Emocionada. Simplemente.... bellísimo.