16 de enero de 2018

BEA BAILA.


Los sueños siempre ha sido la base de todo logro en la humanidad. Son el ingrediente esencial para alcanzar objetivos en la vida, y muchas veces dan vida a nuestro existir, ayudándonos a seguir adelante pese a los inconvenientes que nos podamos encontrar en el camino. Hay un dicho que nosotros tenemos muy presente cada día, que dice que cuando dejas de soñar empiezas a perder al niño que llevas dentro. Y es que los sueños son más que necesarios, ya que te dan la energía para ir en busca de eso que más deseas en la vida. Sin duda alguna, son parte de la gasolina que te llevará a donde quieras ir... si decides ir tras ellos.

Bea, la protagonista de nuestra historia, es una niña bajita y regordeta a la que no le gusta nada estudiar, sobre todo matemáticas, y por eso se aburre en el colegio y saca malas notas. Por mucho que lo intentan, sus padres no consiguen que su hija sea capaz de concentrarse en los estudios y una doctora le recomienda visitar a un psicólogo. "¿Pero por qué? si a mí no me pasa nada", piensa ella.



Pero es precisamente el psicólogo el que encuentra la solución al problema de Bea, al encender la radio y dejar en la habitación una suave melodía... ¡en ese momento Bea se puso a bailar al ritmo de la música! Bea no está enferma, ¡es una bailarina! Tras este descubrimiento, sus padres toman una gran determinación que cambiará la vida de la pequeña para siempre.


De la mano de la editorial Tres Tigres Tristes, Luciano Lozano nos trae esta dulce historia, acompañada de unas no menos dulces ilustraciones, que nos hace ver como cada uno de nosotros es diferente, tiene sus propios intereses y motivaciones y, por supuesto, necesita hacer las cosas a su manera, algo que hemos de tener muy en cuenta padres y educadores. Buscar la potencialidad de cada uno de nuestros niños y desarrollarla será vital para su buen desarrollo.

Amigos soñadores, os avisamos, os vais a enamorar de Bea y de su maravillosa forma de bailar...



JOSÉ CARLOS.

1 comentario:

Pascual perez ribot dijo...

Un sitio interesante sin duda alguna,me gustó pasarme.
Saludos.