9 de febrero de 2014

EL PASEO DE UN DISTRAÍDO.


–Mamá, quiero dar un paseo.
–Ve, Giovanni, pero ten cuidado al cruzar la calle.
–Eres siempre tan distraído...
–No te preocupes, mamá. Adiós, mamá.

Los que estamos en contacto permanente con los niños y niñas sabemos perfectamente cómo es cada uno/a de ellos. Unos son más habladores y alegres, otros más callados y serios; algunos muy nerviosos y otros excesivamente tranquilos. Los hay también de fuerte carácter, otros más sesibles y algunos, incluso, con comportamientos de mayores...

Pero coincidimos con Gianni Rodari, en algo que casi todos tienen en común: que la gran mayoría de los pequeños son muchas veces distraídos. ¿No os ha pasado alguna vez obsrvándolos que de repente están haciendo algo y se distraen con cualquier cosa que ocurra alrededor y llama su atención?

Eso es precisamente lo que le ocurre a Giovanni, un niño al que su madre llama "distraído". Él lo intenta y cuando sale de paseo pone mucha atención en no perder nada. Se para y se concentra de vez en cuando incluso, pero de repente pasa un coche, ve una nube o mira un escaparate y no se da cuenta de que va perdiendo algo.



Es en el momento cuando Giovanni se da cuenta que ha perdido una mano, volverá a buscarla, pero en su camino se encontrará con mil y un objetos que llamarán su atención, como una caja vacía o un perro cojo, y de nuevo volverá a ir perdiendo partes de su cuerpo... "¡es que eres tan distraído!", gritan todos cuando lo ven pasar.


Afortunadamente, varios señores y señoras se irán acercando a la casa de Giovanni para devolverle a su madre las cosas que el niño ha ido perdiendo: una mano, un pie, su sombrero, incluso una oreja. Por eso su madre se preguntará una y otra vez, "¿hay un nn niño más distraído que el mío?", a lo que todos responderán: "Señora, los niños son así".


¿Qué hará entonces la mamá con los pedazos de Giovanni cuando éste llegue a casa?... os invitamos a descrubirlo al final de este maravilloso libro.

A pesar de que hace más de 30 años de su fallecimiento, las obras de Rodari nos siguen pareciendo maravillosas; obras cargadas de humor y fantasía que nos vuelven a emocionar una y otra vez. En este álbum destaca especialmente la dulzura del amor maternal, ese amor que casi todas las madres procesan, reconociendo las peculiaridades y singularidades de sus hijos, pero amándolos igualmente.


Y bellísimas también las ilustraciones de Beatrice Alemagna que ha creado a modo de collage, para acompañar las palabras de Rodari, a una personajes mágicos, a modo de títeres o artístas circenses, combinando el dibujo con elementos naturales como el papel, la lana o las telas de distintas texturas y colores.

Para leer una interesante entrevista con la ilustradora, pincha en el siguiente enlace: Libro de notas.

JOSÉ CARLOS.
elementos extraídos de útiles cotidianos como lanas, telas y papel - See more at: http://www.canallector.com/8654/El_paseo_de_un_distra%C3%ADdo#sthash.oqiic95E.dpuf
elementos extraídos de útiles cotidianos como lanas, telas y papel - See more at: http://www.canallector.com/8654/El_paseo_de_un_distra%C3%ADdo#sthash.oqiic95E.dpuf
elementos extraídos de útiles cotidianos como lanas, telas y papel - See more at: http://www.canallector.com/8654/El_paseo_de_un_distra%C3%ADdo#sthash.oqiic95E.dpuf

1 comentario:

La Bichera dijo...

Adoro este cuento, lo he leído mil veces con mis chicos y nos ha hecho pasar muy buenos ratos, aunque no conocía esta versión con ilustraciones de Beatrice Alemagna, es una delicia.
Gracias por compartirlo, tienes un blog maravilloso.