13 de septiembre de 2013

LOS SUEÑOS DE LA JIRAFA.


La pequeña jirafa vive en la sabana con su madre... Su tamaño, tan pequeño aún, no le permite alcanzar el horizonte y descubrir los tesoros y los peligros que la aguardan. Su madre, que sí divisa ese mágico horizonte, le contará lo que hay a su alrededor y la pequeña imaginará a los grandes búfalos como nubes negras, a los elefantes como grandes montañas y a los cocodrilos como troncos….. De este modo podrá disfrutar en su imaginación de los pájaros, las nubes, los murciélagos y las mariposas.



Es necesario que los padres nos impliquemos en las preguntas que nuestros hijos nos hacen, ya en las primeras edades, que sepamos escucharlos y responderlas, atentos a sus inquietudes y a la realidad que les rodea. Este hecho constituirá una fuente de disfrute entre ambos y nos ayudará a rememorar que nosotros también fuimos niños. 


La idea que nos traslada “Los sueños de la jirafa”, de Xan López Domínguez y editado por la editorial Edelvives, es la de que al mismo tiempo que fomentamos la creatividad e imaginación infantil, los adultos  podemos disfrutar de esa ilusión de la infancia y así  revivir los propios recuerdos de la nuestra y deleitarnos con esos sueños infantiles.



Un libro que nos regala la pasión por disfrutar de la infancia y la paciencia por adentrarnos en la realidad, dando valor a disfrutar antes de la ilusión, inocencia y creatividad infantiles e intentar no perderla cuando llegamos a adultos.


Como el propio autor dice, cuando nos hacemos mayores corremos el riesgo de perder la imaginación: “Muy pocos adultos dibujan y sin embargo todos los niños lo hacen. La imaginación de los adultos tiende a estar aletargada bajo montañas de prejuicios. Así que por higiene y desperezo, un par de veces al día deberíamos sacar de paseo a la imaginación, como sacamos de paseo a nuestros perritos”.

LUIS

2 comentarios:

Isa Romero Cortijo dijo...

Qué brillantes reflexiones las de este autor. Y qué poco las ponemos en práctica. Ojalá la vida fuera sueño...

Un beso,
Isa Romero Cortijo

nury dijo...

Buena reflexión final, sí señor. Debería ser algo recomendado como hacer deporte, llevar una dieta sana... Saludos.