31 de agosto de 2012

LETRAS EN LOS CORDONES.


"Flor es la más grande de nosotros siete. Tiene siete años. 
Por eso y porque es muy valiente, podemos ir a la escuela con ella. 
No le tiene miedo a la oscuridad, ni a los espantos 
que dicen que aparecen a las seis de la mañana. 
Creo que también quiere ir a clase 
porque le gusta ponerse los zapatos y la ropa de ir a la escuela…"


Si hay algo de lo que realmente nos sentimos orgullosos los componentes de este blog es de haber elegido y poder desarrollar actualmente nuestra profesión, la de maestros. Por eso, al encontrar un libro como el que hoy os traemos y abrir sus páginas, nos invade un sentimiento de gozo que no podemos dejar de expresar a los cuatro vientos...

"Letras en los cordones" nos trae la historia de una familia humilde y numerosa en la que la madre tiene que trabajar fuera y los niños tienen que pasar la semana con su abuela, que junto a la hija mayor han asumido el cuidado de los más pequeños de la casa. La historia es narrada por uno de los hermanos menores, que de forma dulce nos transmite el sentimiento de amor hacia su progenitora, a la que esperan con ilusión cada final de semana para dormir todos junto ella, sentir su olor y transmitirle su amor incondicional.


Y paralelamente a esta historia de amor familiar nos encontramos otra, la historia de la escuela, donde cada día el niño tiene que acudir aunque no le gusta, máxime cuando está tan lejos. El pequeño no lo entiende aún, pero la hermana mayor le intentará hacer ver el mágico poder que tienen las letras y los libros, las historias hermosas que esconden. Él se extraña porque observa que los libros son para ella el pasaporte a un mundo imaginario y lleno de emociones.


"Flor ya sabe leer, dice que las letras, que a mí me parecen 
unos dibujos muy difíciles de entender y de juntar,  son contadoras de cosas 
y que cuando aprendes a leer es como si te contaran cuentos…"

Y a este amor por los libros contribuirá gratamente la maestra de la niña, que alenta su entusiasmo con nuevos libros e historias que harán el deleite de la protagonista, tanto, que la niña confesará al final del libro a su madre que de mayor quiere ser maestra, cosa que llenará de gozo a la mujer.


Un relato de Cristina Falcón, editado por Kalandraka, que nos ha parecido realmente sentimental y que además Marina Marcolin ha conseguido convertir en algo realmente emotivo y bello, con sus imágenes que evocan recuerdos antiguos en tonos ocres, combinando las estampas realistas de una familia humilde, con las imágenes simbólicas e imaginarias en las que las letras del abecedario forman parte de la historia y se convierten en elementos cotidianos de la misma.



Una historia que os recomendamos para comenzar este nuevo curso escolar, cargada de valores, que la  autora escribió a raíz de la participación en una campaña internacional organizada por varias ONG’s en favor del derecho de la infancia a la escolarización y la educación. Como ella misma explica, fue su deseo de “reivindicar las formas de escuela que hay en otros lugares” lo que hizo brotar la historia de Flor y su familia: “Estamos en un lugar donde se están dando ordenadores portátiles en las escuelas, cuando el mundo es tan desigual y, al otro lado del charco en Latinoamérica, o aquí mismo, los niños van descalzos a la escuela, o les dan una pastilla de leche o un paquete de galletas… Y se trata de una historia real”. 

JOSÉ CARLOS.

6 comentarios:

NATI dijo...

Me ha encantado la reseña de este libro y me ha animado a comprarlo. Gracias Jose Carlos por lo que compartís.
Un beso

JOSÉ CARLOS dijo...

Gracias Nati. Te deseamos un buen inicio de curso!!!

Un abrazo.

Alba dijo...

Yo también soy maestra, y los dos ultmos años he estado con un gru`po maravilloo de niños de 1º y 2º de primaria, a los que he intentado trasmitir mi amor por los libros (entre otras cosas).
Al terminar el cursopasado, la mamá de una de mis alumnas me regalo este maravilloso cuento, y creo qu ees uno de los regalos que más me ha emocionado en toda mi vida. Solo con ver la portada me encantó, y cuando lo leí casi se me saltan las lagrimas.
Es un libro excelente.


Alba

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

JOSÉ CARLOS: ES MUY LINDO EL CUENTO QUE HOY COMPARTE CON NOSOTROS, LOS LECTORES DE ESTE LINDO BLOG,
NO SOY MAESTRA. AUNQUE ENSEÑO, ESTE TÍTULO SOLO LA GENTE GRANDE LO PUEDE USAR Y LLEVAR, COMO UD. CON DIGNIDAD.
FELICITACIONES Y LO INVITO A QUE VISITE MIS DOS BLOGS.
SON ESCRITOS CON HUMILDAD PERO CON MUCHO AMOR.

http://poesiaromanticadecolombia.
blogspot.com
y

http://cuentosparaunatardedeinvierno.blogspot.com

me gustaría me diera su concepto.

Eva

Kalandraka Editora dijo...

Gracias por comentar este título. Conservamos el artículo en nuestro dossier y lo hemos compartido a través de las redes sociales. Saludos desde Kalandraka.

Radio Cruda dijo...

El haber tenido la posibilidad de pisar los renglones este libro, que nos transporta a una cotidianidad a través de la mente de un niño y hace sentir tantas emociones en tan corto tiempo, fue una gran experiencia ... continuaremos con el resto de la serie. Pereira-Colombia