8 de marzo de 2010

SOÑANDO... LA IGUALDAD.

El día 8 de Marzo se celebra el día internacional de la mujer trabajadora. Y es que fue el 8 de marzo de 1857 cuando, por primera vez, algunas operarias de Nueva York protestaron por la mejora de sus condiciones de trabajo: una paga mísera para muchas horas de trabajo en unas condicones pésimas. El resultado de esta primera manifestación fue un ataque por parte de la policía. Dos años después, también en marzo, estas trabajadoras se reunieron formando un sindicato para intentar mejorar sus condiciones de trabajo.
Muchos de mis compañeros (e incluso algunas compañeras) a lo largo de mis años como maestro me han reprochado el echo de celebrar este día. La excusa, siempre la misma....¿por qué no hay también un día para el hombre trabajador? En realidad, sería estupendo que también lo hubiera, pero eso sólo es reducir y querer obviar una reinvindicación histórica. Porque, queramos o no, la desigualdad entre hombres y mujeres es en echo evidente que no podemos pasar por alto.
Y como este es un blog donde soñamos sólo historias y cuentos hermosos, os dejo con esta pequeña historia de dibujos animados, que podréis trabajar con vuestros alumnos y alumnas, donde podemos ver las peripecias de un día en la vida de una mujer, ama de casa y que también trabaja fuera, sobre la que recae todo el peso del trabajo y la responsabilidad familiar. Este papel va siendo aprendido por la hija. El final nos propone como el sueño de una vida en la todos los miembros de la familia asuman un papel en el desarrollo de las tareas domésticas y en las responsabilidades familiares.
Nosotros creemos que este sueño, no es tan difícil....

2 comentarios:

Bibliotecari@ dijo...

Hola a todos los maestros:

Me encantan las novedades. La propuesta me parece renovadora y positiva.
Buscaremos el material para ponerlo en práctica con nuestros niños.

Mil gracias.

Andrea. bibliotecaria Escolar. Esc4. La Boca. Argentina

Cañada Blanch Infantil dijo...

Noostros hemos visto que en la familia pingüino esto es posible. La Naturaleza es sabia así que hay mucho que imitar...
Un saludo
Doña Díriga