21 de septiembre de 2015

GASTÓN.


"La señora Marilyn admiraba a sus nuevos cachorros.
Fi-FI, Fu-Fu, Oh-La-La y Gastón".

Con estas palabras comienza esta divertida historia de una familia de finos y elegantes canes. Bueno, todos menos uno, Gastón, que al ir creciendo empieza a tener un aspecto y una forma de comportarse diferente a la del resto de sus hermanos. Por más que lo intentaba, Gastón no conseguía beber a sorbitos, ladrar sin gritar o caminar con elegancia.



La familia de la señora Buldog también la componen cuatro cachorros: Rocky, Ricky, Bruno y Antoinette. A ésta última, curiosamente le ocurría lo mismo que a Gastón: por más que se esmeraba, también era diferente al resto de sus hermanos buldogs.

Y es entonces una tarde en el parque, al juntarse las dos familias, cuando las las mamás, observando a sus cachorros, se dieron cuenta de que se había cometido un error bastante grave: ¡se habían intercambiado a dos de sus cachorros al nacer!


¿Qué podían hacer ahora? ¿Cómo enmendar tan tremendo error? Las dos mamás dejaron que ellos eligieran, así que Gastón y Antoinette se fueron con su familia biológica, intercambiándose así de familia. Pero aunque parecía que habían hecho lo correcto, no se sentían nada bien, ni conseguían adaptarse a sus nuevos hermanos y hermanas. A Antoinette no le gustaba nada que fuese delicado, refinado o rosa y a Gastón no le gustaba nada que fuese fuerte, bruto o marrón.


Y fue así como las dos mamás se dieron cuenta que ahora sí que habían cometido un tremendo error... ¿Qué harán para solucionarlo? ¿Podrán volver a ser felices los dos cachorros de nuevo?... Lo descubriréis al final de este divertido álbum, escrito por Kelly Dipucchio e ilustrado por Christian Robinson. Una historia que encierra al final un gran mensaje: el querer pertenecer a una familia u otra no depende tanto de la biología, sino de nuestros propios deseos y las vivencias que hayamos vivido junto a ella.

"Gastón", el álbum editado por Andana ediciones, es acertado para hacer entender a los niños y niñas que hay que respetar cómo es cada cual, sin prejuicios, y que debemos ser queridos y querer a los demás, por muy diferentes que seamos.

JOSÉ CARLOS.