1 de octubre de 2013

LA PRINCESA QUE QUERÍA ESCRIBIR.


Hoy os traemos una bonita historia de esas que nos gustan muchísimo, porque es una historia cuya protagonista no quiere ser como las demás, quiere ser diferente. Y por eso nos gusta,  ¡porque es una joven que aspira a algo más que ser una simple, bonita y delicada princesa! La protagonista de este cuento no quiere un principe azul, ni joyas o vestidos de tul. Lo que ella quiere es estudiar, salvarse ella misma cuando sea necesario y no tener que esperar que sea otro el que venga a salvarla. 

Cada noche, nuestra protagonista escribe maravillosos versos, eso es lo que más desea, pero tiene que hacerlos desaparcer antes de que su padre la descubra cada mañana. Y es entonces, al salir el sol, cuando nuestra amiga no puede dejar de llorar lágrimas de letras al hacer desaparecer las letras que ha escrito...


Su padre le recuerda cada día que las princesas no hacen tonterías. Sin pensarlo ni un minuto más, el rey saldrá a buscarle un marido, porque eso es lo que tienen que hacer las princesas: ser buenas esposas, sin rechistar.


Y así lo hizo el rey... Un buen día apareció con un apuesto joven, rico, serio y valeroso, para convertirlo en su esposo, y tal será la desesperación de la joven imaginando la cárcel en que se convertirá su vida, que decidirá buscar un solución que sin duda sorprenderá a todos, empezando por su padre, que por fín lo comprenderá todo.


"La princesa que quería escribir juega deliciosamente con la figura de la mujer que quiere romper los roles tradicionales y hacerse a sí misma con su puño y con su letra, con sus sueños e ideales. La historia en verso nos sumerge en un ambiente de leyenda que es inseparable del dinamismo mágico de la ilustración de Daniel Montero Galán" (María García Esperón).

Si queréis conocer mejor esta dulce historia, escrita por Beatriz Berrrocal Pérez e ilustrada por Daniel Montero  Galán, os invitamos a ver este video, donde Asunción Carracedo, responsablñe de la editorial Amigos de Papel que ha editado este álbum, nos la cuenta con el kamishibai.


JOSÉ CARLOS.

5 comentarios:

Alibruji dijo...

Así, tal cual.

En el corazón de Infantil dijo...

Un cuento precioso, marcando la diferencia, como debe ser. Muchas gracias por darlo a conocer, ¡lo comparto!

¡Saludos!

María

Beatriz Berrocal dijo...

Hola!! Soy Beatriz Berrocal, la autora del cuento, y no sabéis la ilusión que me ha hecho ver la historia de la pequeña princesa en vuestro blog. Estoy encantada de que os haya gustado, lo escribí con la ilusión de que volase de lect@r en lect@r, pero nunca pensé que volaría tan alto. Os envío un abrazo enorme y todo mi agradecimiento por haceros eco de esta historia. Saludos!!

soñando cuentos dijo...

Muchas gracias Beatriz. Te mandamos un abrazo enorme...

Encarny molina hernandez dijo...

Hola,
Me encanta este cuento, no es el típico cuento de hadas, me parece muy educativo. Quisiera encontrarlo para Kamishibai, ¿Saben donde? Es que no lo encuentro por ningún sitio...
Muchas Gracias