21 de noviembre de 2012

EL GLOBITO ROJO



Hay libros por los que no pasa el tiempo. Libros que da gusto abrir una y otra vez, releerlos o quizá buscar aquella frase que nos hizo pensar, reflexionar, que nos marcó y que guardamos en nuestra memoria.
Os traemos hoy uno muy particular, un libro sin palabras pero al que le sobra todo adorno literario, porque ya sus imágenes son pura poesía. Un libro que da pie a inventar mil y una historias, cargado de belleza y de la que seguro también guardaremos una imagen en nuestra memoria.


Cuando buceaba buscando libros en las librerías, “El globito rojo”, caía siempre en mis manos. Era un placer pasar sus páginas y deleitarse en sus imágenes  sencillas, contemplando ese hipnótico globo rojo que iba transformándose en cada página de una manera tan original.



Descubrí no mucho tiempo después que no se trataba de una obra actual sino  un libro ilustrado por Iela Mari en 1967. Y es eso además de su belleza  lo que le  da valor a este libro, ya que supone junto con la obra de Leo Lioni un antes y un después en la literatura  infantil ilustrada contemporánea,  que rompe con la tradición y de la que beberán muchos ilustradores posteriores, cambiando por tanto el concepto de álbum ilustrado. 




Este libro contribuyó a revolucionar el panorama de la literatura infantil ilustrada por su atractiva, novedosa y arriesgada propuesta gráfica. Un libro sin texto por el que se pasea un globo rojo que va metamorfoseándose en cada página, unido a las líneas sencillas que dibujan un nuevo espacio y que le acompañarán en su transformación.


Como hemos dicho "El globito rojo" inauguró un nuevo estilo, de líneas sencillas, abstracto y en el que la utilización del color era casi inexistente pero esencial para seguir la historia y que contribuía sin duda a la estimulación sensorial del público al que iba destinado. "El globito rojo" fue una obra arriesgada para la época ya que era un álbum atípico, sin texto, en el panorama de  literatura ilustrada para la época, en la que la imagen y el lector se unen para inventar una historia o simplemente deleitarse con la imagen. Pero hoy día sin duda “El globito rojo” se ha convertido en un referente dentro del género por el que no pasan los años. 


Aunque su formación fue prácticamente autodidacta, entre 1949 y 1954 Iela Mari estudió dibujo en la Academia deBellas Artes de Brera, su ciudad natal. Allí conoció a su marido, el diseñador Enzo Mari, con el que entre1955 y 1965 se dedicó a realizar estudios sobre la percepción visual de los niños.



 Estas investigaciones dieron pie a sus famosos libros de imágenes y proyectos para la confección de materiales de juegos. “El globito rojo”, que se publicó por primera vez en España en 1970, estuvo entre los mejores libros del año en Alemania (1969). Ie la Mari recibió en 1971 el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil de Alemania por la obra titulada “La mela et la farfalla”, editado en Italia (1969) y Alemania (1970). En 1973 obtuvo el Premio Gráfico de la Feria de Bolonia por “L’albero”, publicado el año anterior.

Aunque es un libro sin palabras podemos demostraros con este video que podemos inventar mil y una historias con el.


La Editorial Kalandraka se hizo cargo de su reedición en 2005.

LUIS

5 comentarios:

venta de casas dijo...

Que linda historia!! saludos!

Vanessa dijo...

Me encanta el libro es una preciosidad. Me recuerda que lo más difícil es hacer las cosas fáciles!!!

Marietta dijo...

Precioso cuento, me ha encantado y narrado muy lindo.

La Gallina Pintadita Carmen dijo...

Porque las casualidades existen y yo creo en ellas. Este blog está entre mis indispensables, pero por circunstancias me había perdido las ultimas entradas. El lunes publiqué una entrada en mi blog sobre El Globito Rojo. Os dejo la entrada para que veáis a ojos de muchos "el sacrilegio" que cometí :)
http://www.lagallinapintadita.com/2012/11/el-globito-rojo.

Magnífico el post. Gracias Luis

Kalandraka Editora dijo...

Muchas gracias por compartir "El globito rojo" con los seguidores de 'Soñando cuentos'. Felicitaciones por el completo y acertado análisis de la obra.
Saludos desde Kalandraka.