18 de agosto de 2011

¡A MÍ NO ME COMAS!


Era una noche sin luna…

El reloj daba la UNA… ¡DONG!
De pronto, Mateo se despertó asustado.
Había escuchado un ruido detrás de la puerta,
donde estaban colgados los abrigos.
Miró hacia allí, pero solo vio una sombra…
Abrió mucho los ojos, sin parpadear,
y la sombra se transformó en un… ¡MONSTRUO!


El miedo es una característica común a muchas personas, es universal, ¿quién no ha tenido miedo alguna vez en su vida?. Esta circunstancia, además, se acentúa en los niños y niñas pequeños.

Los temores infantiles varían según el niño/a y las situaciones en las que él vive, aunque, por lo general los miedos empiezan alrededor del primer año de vida, y se presentan con mayor incidencia entre los 3 y los 6 años de edad, edad que nos ocupa a los maestros/as de Educación Infantil. Según algunos investigadores, los miedos cambian a medida que el niño va creciendo. Lo más importante es que los docentes y familiares  podemos ayudar a nuestros alumnos/as a entender que los miedos son sentimientos totalmente normales y que pueden superarse.

Lo que parece estar claro es que el miedo aparece porque hay alguien que lo enseña (las películas, los cuentos, las historias de algunas personas, etc.), y desaparecerá cuando haya alguien que lo disuelva. De ahí que trabajemos cuentos como éste en nuestras aulas y también en casa.

Durante siglos hemos pensado que los niños temen a las brujas, al coco, lobos, fantasmas, ogros, a la oscuridad,… pero ¿continúan teniendo hoy en día estos mismos miedos? Las cosas han cambiado mucho, pero creo que no tanto....


En el álbum "¡A mí no me comas!" (editorial Oqo), Margarita del Mazo vuelve a recordar el miedo a la oscuridad que sufría de pequeña y lo utiliza para contarnos la historia de Mateo, el niño que intenta convencer a todos los miembros de su familia para que duerman con él. 


Lejos de burlarse, su madre opta por darle confianza para vencer su miedo, valor para enfrentarse a ese monstruo horrible y así va pasando el protagonista del temor a la valentía, acompañándose de algunas dosis de astucia y es que... ¡no se puede convencer tan fácilmente a un monstruo para que no te coma!


El ilustrador ucraniano Vitali Konstantinov recurre al lápiz de grafito y crayones de colores claros sobre el fondo rojo (como el color del mostruo) para recrear la historia de Mateo y su miedo a la oscuridad. Un álbum.... ¡de auténtico miedo!
JOSÉ CARLOS.

8 comentarios:

Metgaladriel dijo...

Que chulada de libro. Me encantan los libros para niños con muchas ilustraciones.. Un besito

Piruletas dijo...

Es estupenda esta página. Precisamente andaba buscando cuentos relacionados con los miedos para este primer trimestre que viene y este me parece muy interesante. gracias.

soñadores de cuentos dijo...

Te recomendamos tambien DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS de Mauruce Sendak

MARGARITA DEL MAZO dijo...

Estoy encantada de que ¡A MÍ NO ME COMAS! ocupe un espacio en este blog vuestro, que tanto trabajáis.
Os aseguro que es un honor para Mateo que hayáis hablado de su historia de miedo. Y para el monstruo también, por supuesto.
Gracias José Carlos

soñando cuentos dijo...

Gracias Margarita, nosotros si que estamos encantados de que te haya gustado nuestra reseña.

Seguimos viéndonos por esta ventanita al mundo de la fantasía....

JC.

silvia dijo...

Hoy he leído este cuento a 25 niños de 5 años en clase y les ha encantado ..Felicidades a su autora Nos ha encantado,todos se han identificado en la historia,nadie se movía ,ni pestañeaban solo Hugo me hacia los eructos del monstruo en plan voz en off jeje ¡¡Fantástico Cuento!!.

Lamunix dijo...

Precioso, un tema imprescindible con los pequeños. Me lo apunto.

MARGARITA DEL MAZO dijo...

Silvia, de casualidad he vuelto a pasarme por aquí y he visto tu comentario… ¡me ha emocionado!. He podido imaginarte en esas clases, con el libro entre las manos y las caras de todos los niños escuchando la historia de Mateo “sin pestañear”. Y por supuesto, he podido oír esos eructos de Hugo… gracias por compartir tan bella imagen.